El dulce sabor de volver a Cali

El olor dulce de la caña que percibí al bajarme del avión presagió que mis próximos días en mi tierra natal  serian solo advertencias  de una vida pasada que siempre permaneció en mis recuerdos.  No me equivoqué,  luego de arribar a mi ciudad de infancia   volví a saborear  y devorar    pandebonos,  marranitas y empanadas con avena helada, ahí supe plenamente que  estaba en Cali, después de cuarenta años acudí el reencuentro con la ciudad que me vio nacer y  crecer.

Estuve alli  asistiendo a  otro reencuentro: la celebración  de los cuarenta años del curso con mis compañeros de Colegio Los Cedros del Líbano en un evento inolvidable para mí.

Con el paladar y el estómago complacido,  me  introdujeron en una ciudad desconocida para mí. Nuevas edificaciones, megacentros comerciales,  y  barrios totalmente transformados  por la aparición de restaurantes y almacenes  en reemplazo de las antiguas casas, me hicieron ver que tenía ante mis ojos otra ciudad convertida en una metrópoli, que quizás, al descubrirla, vería una urbe más deshumanizada y desorientada.

No tardé  mucho en darme cuenta cuando recorrí las calles  y observé  como el tráfico vehicular  es absolutamente caótico. Buses, taxis y autos particulares  compiten por un pedazo de asfalto con las innumerables motos en una carrera sin fin.

-No me atrevería a manejar en esta ciudad-, le expresé a mi compañera y amable contertulia cuando me traslado al hotel donde me alojé.

Es un hotel muy cómodo en el tradicional barrio Granada, cerca de la tradicional avenida sexta.

Luego de un merecido descanso y un buen baño, nos dijimos al barrio alameda donde un barullo de jóvenes   inunda las calles de este antiguo barrio, para ofrecer las comidas del pacifico  en unos restaurantes con un menú exquisito y por nada costoso.  Pero lo que más me atrajo a mi memoria comiendo un pescado delicioso, fue  saber que no se ha perdido   la alegría del caleño típico, su amabilidad y su sonrisa plena.

Al otro día de mi llegada y contrariando las alertas de advertencia  de otros colombianos en el exterior, sin temor salí a recorrer el barrio granada y la avenida sexta. Más que la inseguridad anunciada en los medios locales, me dio mucha nostalgia como las casas del barrio Granada, uno de los más tradicionales  las habían reemplazado por edificios y lugares de comida, restaurantes,  esparcidos por esa área convertida en zona comercial, “insegura por las noches”, según me contaron algunos transeúntes del lugar.

Sin lugar a duda la gastronomía caleña fue mi gran deleite. Empanaditas en el Obelisco, el ponche con   pandebonos en la pastelería La Fina de la sexta y la chuleta de cerdo en el bochinche se ocuparon de saciar los antojos reprimidos.

Pero lo que más me impacto fue el acelerado progreso  de una ciudad que no puede parar en su expansión. Lugares como Ciudad Jardín, Calima, Meléndez, entre otros, han crecido vertiginosamente. Miles y miles de edificios ocupan ahora esos terrenos que en mi época eran zonas campestres.

Ni que decir de los modernos centros comerciales. Unicentro, Chipichape, Centenario, La Estación y otros, han respondido al enorme potencial económico de la región. No tienen que envidiarle, aunque esta parezca frase de cajón,  a los mejores centros comerciales en otros países.

Como un “extranjero” salí a preguntar desprevenidamente  el porqué de tanto desorden y caos en las vías de la ciudad, tanta inseguridad en las calles. La respuesta fue tajante y clara: la migración   ha sido constante durante varios años, ello ha contribuido a que habitantes de otras regiones se asienten en Cali y aumenten las necesidades urgentes en salubridad, empleo, vivienda y educación  que Cali no se las puede brindar.

Mis entrevistados coincidieron que las difíciles  condiciones de vida en sus tierras de origen y violencia generada en los campos han aumentado los desplazamientos  hacia esta capital;  por lo tanto  Cali ahora está rodeada de cordones de miseria que rodean la ciudad.

Pero con ese sombrío panorama expuesto me gocé Cali y sus  alrededores.  Por la celebración con mis compañeros  transité  por algunos pueblos del Valle.  Candelaria y su cotidiano olor a caña por sus haciendas e ingenios; Ginebra y su famoso y bien acreditado Sancocho de Gallina cocinado en leña y  Buga, la fantástica ciudad del Señor de los Milagros, me hicieron olvidar los pesimistas y negativos diagnósticos de mis improvisados entrevistados, que aquí entre nos, no eran raizales caleños.

Es paradójico contar que les hice las mismas preguntas a mis compañeros, caleños de pura cepa, ellos con ese dolor de  patria chica  solo atinaron a decir: Cali es la mejor ciudad del mundo, que a pesar de sus problemas de tráfico, poco empleo y alguna inseguridad, es  como la esposa para toda la vida, el amor que nunca se termina, la tierra que en nada se olvida.

Luego de cinco días de gran ajetreo turístico me devolví a los Estados Unidos con ese sabor de caña y salsa que me quedaron impregnados  y que me recuerdan todos los días que debo volver.    Me faltaron muchos sitios a donde ir, asi que, Viejotecas, Lago Calima, Jamundí con sus panderitos, espérenme que allá estaré la próxima vez.

El olor dulce de la caña que percibí al bajarme del avión presagió que mis próximos días en mi tierra natal  serian solo advertencias  de una vida pasada que siempre permaneció en mis recuerdos.  No me equivoqué,  luego de arribar a mi ciudad de infancia   volví a saborear  y devorar    pandebonos,  marranitas y empanadas con avena helada, ahí supe plenamente que  estaba en Cali, después de cuarenta años acudí el reencuentro con la ciudad que me vio nacer y  crecer.

Estuve alli  asistiendo a  otro reencuentro: la celebración  de los cuarenta años del curso con mis compañeros de Colegio Los Cedros del Líbano en un evento inolvidable para mí.

Con el paladar y el estómago complacido,  me  introdujeron en una ciudad desconocida para mí. Nuevas edificaciones, megacentros comerciales,  y  barrios totalmente transformados  por la aparición de restaurantes y almacenes  en reemplazo de las antiguas casas, me hicieron ver que tenía ante mis ojos otra ciudad convertida en una metrópoli, que quizás, al descubrirla, vería una urbe más deshumanizada y desorientada.

No tardé  mucho en darme cuenta cuando recorrí las calles  y observé  como el tráfico vehicular  es absolutamente caótico. Buses, taxis y autos particulares  compiten por un pedazo de asfalto con las innumerables motos en una carrera sin fin.

-No me atrevería a manejar en esta ciudad-, le expresé a mi compañera y amable contertulia cuando me traslado al hotel donde me alojé.

Es un hotel muy cómodo en el tradicional barrio Granada, cerca de la tradicional avenida sexta.

Luego de un merecido descanso y un buen baño, nos dijimos al barrio alameda donde un barullo de jóvenes   inunda las calles de este antiguo barrio, para ofrecer las comidas del pacifico  en unos restaurantes con un menú exquisito y por nada costoso.  Pero lo que más me atrajo a mi memoria comiendo un pescado delicioso, fue  saber que no se ha perdido   la alegría del caleño típico, su amabilidad y su sonrisa plena.

Al otro día de mi llegada y contrariando las alertas de advertencia  de otros colombianos en el exterior, sin temor salí a recorrer el barrio granada y la avenida sexta. Más que la inseguridad anunciada en los medios locales, me dio mucha nostalgia como las casas del barrio Granada, uno de los más tradicionales  las habían reemplazado por edificios y lugares de comida, restaurantes,  esparcidos por esa área convertida en zona comercial, “insegura por las noches”, según me contaron algunos transeúntes del lugar.

Sin lugar a duda la gastronomía caleña fue mi gran deleite. Empanaditas en el Obelisco, el ponche con   pandebonos en la pastelería La Fina de la sexta y la chuleta de cerdo en el bochinche se ocuparon de saciar los antojos reprimidos.

Pero lo que más me impacto fue el acelerado progreso  de una ciudad que no puede parar en su expansión. Lugares como Ciudad Jardín, Calima, Meléndez, entre otros, han crecido vertiginosamente. Miles y miles de edificios ocupan ahora esos terrenos que en mi época eran zonas campestres.

Ni que decir de los modernos centros comerciales. Unicentro, Chipichape, Centenario, La Estación y otros, han respondido al enorme potencial económico de la región. No tienen que envidiarle, aunque esta parezca frase de cajón,  a los mejores centros comerciales en otros países.

Como un “extranjero” salí a preguntar desprevenidamente  el porqué de tanto desorden y caos en las vías de la ciudad, tanta inseguridad en las calles. La respuesta fue tajante y clara: la migración   ha sido constante durante varios años, ello ha contribuido a que habitantes de otras regiones se asienten en Cali y aumenten las necesidades urgentes en salubridad, empleo, vivienda y educación  que Cali no se las puede brindar.

Mis entrevistados coincidieron que las difíciles  condiciones de vida en sus tierras de origen y violencia generada en los campos han aumentado los desplazamientos  hacia esta capital;  por lo tanto  Cali ahora está rodeada de cordones de miseria que rodean la ciudad.

Pero con ese sombrío panorama expuesto me gocé Cali y sus  alrededores.  Por la celebración con mis compañeros  transité  por algunos pueblos del Valle.  Candelaria y su cotidiano olor a caña por sus haciendas e ingenios; Ginebra y su famoso y bien acreditado Sancocho de Gallina cocinado en leña y  Buga, la fantástica ciudad del Señor de los Milagros, me hicieron olvidar los pesimistas y negativos diagnósticos de mis improvisados entrevistados, que aquí entre nos, no eran raizales caleños.

Es paradójico contar que les hice las mismas preguntas a mis compañeros, caleños de pura cepa, ellos con ese dolor de  patria chica  solo atinaron a decir: Cali es la mejor ciudad del mundo, que a pesar de sus problemas de tráfico, poco empleo y alguna inseguridad, es  como la esposa para toda la vida, el amor que nunca se termina, la tierra que en nada se olvida.

Luego de cinco días de gran ajetreo turístico me devolví a los Estados Unidos con ese sabor de caña y salsa que me quedaron impregnados  y que me recuerdan todos los días que debo volver.    Me faltaron muchos sitios a donde ir, asi que, Viejotecas, Lago Calima, Jamundí con sus panderitos, espérenme que allá estaré la próxima vez.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s